Y vino el tiempo


Como cada día que pasa, intento la eternidad y me desvanezco. A última hora, pretendo un color de época que dé solsticio a este amanecer, a todo anochecer.

.

Setenta y siete minutos después de nada la historia sirve de poco, el hipocampo se vacía con un nombre, con un número, con un color y ese olor.

.

En un segundo, intento.

.

Desapareces y te envuelves en azules de universos sin paralelo. Y mi eternidad termina, y el tiempo sabe, y yo lo intento.

.

Y vino el tiempo.

.

.

OmarE

2 comentarios en “Y vino el tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s