De repente (1ra parte)


-¿Cómo te llamas?– Me dijo con una voz dulce, algo inquieta. Intenté incorporarme al instante para decir mi nombre con seguridad, incluso acompañarlo con una frase inteligente y graciosa que rompiera el hielo, cualquier cosa diferente a lo que ella esperaba, sólo para conocerla, sólo para saber de dónde provenía esa voz. Intenté incluso esbozar una sonrisa que le mostrara otra cara de mi vida, una cara que negara la tristeza que llevo dentro, esa que me deja sin sueño cada vez que cierro los ojos para olvidar.

-¿Cómo te llamas?- Replicó, poniendo en entredicho mi poco práctica elocuencia, poniendo en duda mis ganas de conocerla bien. Sí, eso de la expresión oral no se me da muy bien, ojalá pudiera sacar una hoja y un lápiz para escribirle con esa letra de quinto grado que no me olvida, un simple “hola, qué tal”, al menos para sacarle una sonrisa,   –pensé.
Ojalá mis ojos fueran tan extensos como las palabras que salen de mis manos. Un momento, ¿dónde estoy? ¿por qué tengo arena en mis manos? ¿en mis pies? Escucho el sonido de las  olas, y una que otra garza a lo lejos, pero nadie pregunta mi nombre, ¿qué pasó? Me siento solo, me siento lejos, ¿dónde está ella? ¿dónde estoy yo?

No entiendo, hace un momento ella estaba aquí, conmigo; ahora estoy lejos de todo y cerca de nada, cerca de mí talvez, sólo tengo arena en los pies y ningún amigo que deje mensajes de voz en mi alma, sólo escucho las olas y el eco de mis preguntas sin respuesta, el eco de su ausencia.

¿Cómo te llamas? –grité.

A lo lejos alguien respondió a mi llamado diciendo -¿cómo te llamas?. Cuando lo escuché intenté responder pero no pude recordar mi nombre, peor aún, no pude recordar quién soy. Empecé a caminar sin rumbo esperando ver algo que me hiciera recordar, esperando encontrarla a ella, cuando noté que ya el sonido de las olas se había ido, sólo se escuchaba el tímido crujir de la arena con el peso de mi vida, con el silencio de mi voz.

Intenté estar tranquilo para navegar ese nuevo desierto que era mi vida, pero empezó a oscurecer de un momento a otro, si antes no tenía ni idea de dónde estaba, ahora no podía ni ver 7 centímetros delante de mi.
¿Siete? ¿por qué dije siete? Debe ser un número que significa mucho, o nada, la llave a mis respuestas, o el engaño que el miedo crea para tranquilizarme. Decido sentarme en el piso y descubro que mis pies sangran, mis manos también, debe ser por la caminata, pero por qué las manos, es raro, aunque alguna vez alguien me dijo que yo era de los que desahogaba el corazón escribiendo, así las cosas, debí escribir tanto que mis manos empezaron a brotar sangre hasta que mi corazón se secó. ¿A quién le escribí tanta mierda? Tengo las manos tan rotas como ese Levi’s que traje de la tierra del tango, imagínense cómo tengo el corazón. Un momento, ¿estuve en Argentina? Dónde más habré estado, o con quién. Qué jodido estoy, qué solo estoy.

Dónde están mis recuerdos, dónde están mis amigos, dónde está Antuquito, ese basset hound que siempre quise (otro recuerdo aislado). Bah, qué importa, miren ese cielo, tan oscuro que apenas puede distinguirse el horizonte con una línea, tan perfecto, tan vacío, tan reconfortante.

Lo mejor de no recordar nada, es que no tienes de qué escribir, aunque estoy descubriendo que no se trata de olvidar, sino de perder, alivianar el corazón, sé que estoy triste y me siento vacío, no tengo recuerdos ni vida, no tengo a nadie que de repente, pregunte mi nombre.

Words and photography by OmarE

14 comentarios en “De repente (1ra parte)

  1. Me encanto.y me gusta la forma con la que juegas, trasladandonos rápidamente a diferentes “lugares” , es bueno trabajar la mente del lector manejando espacios,tiempos y transmitiendo lo que quieres decir.

  2. De repente sobran los recuerdos, cuando la vida te enseña que no hacen falta para sentir, para respirar, para llorar, para reir; de repente sobran, porque el presente cobra más importancia cuando con el has construido lo que eres hasta ahora, de repente no hace falta quien pregunte tu nombre, no vale la pena si no concoe la respuesta.

    GOD JOB

    RY

  3. Me gusta mucho la manera como haces que el lector viva momentos que han transcurrido en su vida, y te das cuenta que al final estas solo por que no te sientes completamente feliz, por que sientes que las cosas que haces no dan los resultados esperados, pero al final tienes que acostumbrarte a lo que te Dios ha puesto en tu camino y tratar de mirar la vida con una cara alegre y siempre verle el lado positivo.

  4. Buena perrito jaj. Alcanza a llegar a los que dependemos del despecho y la botella dsprendiendo sollozos escritos en cada hoja de papel que encontramos.

    -“debí escribir tanto que mis manos empezaron a brotar sangre hasta que mi corazón se secó”- uuff muy volado

    Buena esa colega!

  5. Ta bonito muy choqui, una pasaje de historias cortas unidas de una forma muy chevre, estan amarradas con una linea de tiempo bastante agradable.

    Muy coqueto parce.

  6. Wow! pues es un giro de estilo; me parece mucho más relajado, más informal, más dinámico, más “cercano”. Sigue siendo un texto triste y nostálgioo, pero el ritmo hace que la percepción sea diferente, acabando en algo casi cínico, resignado. Me gustó mucho, se ‘siente’ muy completo.🙂

  7. Me gusta pero es triste. Es real?? es una auto descripción de un momento actual? Pues mencions cosas muy personales de tu vida, aunque algunas otras no lo son tanto. Ha sido interesante la forma de llevarme de un lugar a otro y de un estado de ánimo a otro. y si, la foto está muy bien tratada.

  8. De repente me encontre esta historia y de repente me di cuenta de muchas cosas, sin embargo debemos pensar en que de repente nuestros rumbos cambian y que de repente acertamos o fallamos en nuestras deciciones y son ellas las que hacen que de repente se alejen los amigos, las amantes, las novias, las buenas y las malas energias,pero de repente esta historia me ha hecho refleccionar y de repente jejeje me a gustado esta histria men, saludos y un abrazo

  9. Debajo de tanta frialdad y de esa sonrisita se esconde todo eso?
    WOW, debo decirlo nuevamente, dejame yo te doy mi nombre, pero no te permito nombrarlo y yo tampoco te nombraré a ti.

  10. Me gustan los conectores, la historia tiene mucho fondo lo que hace que uno se meta en la escena de cana uno de los fragmentos. Buena narración chino,
    Continúe botando corriente…

  11. A veces ni nosotros mismos nos escuchamos, ahora porque escuchar a los demás. Parto pues de este cuestionamiento, para dar paso al punto de reflxión que este señor deja entrever en las líneas de su escrito algo existencial pero con matices de una ralidad acomodada.

  12. derrepente encontraste la mejor forma de no ser olvidado…y mucho mas ke una simple palabra….no te olvides de ello..sino daras paso a olvidarte de ti..

  13. Quisiera como tú, no tener recuerdos… por lo menos así cuando no tenga quien pregunte por mi nombre no tendré en mi memoria el recuerdo del porque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s